LA VUELTA AL COLE.

Ahora que ya todos los padres y madres se han quedado en la gloria bendita, POR FIN, después de tres meses de vacaciones, angustia, campamentos de verano, peleas y berrinches varios a 40 grados, ahora os vengo yo a explicar como funciona el tema de la educación de los pequeños cabroncetes..de los pequeños angelitos, quiero decir, que nos van a relevar en el poder y en las diferentes capas de la sociedad dentro de unos años.

Uniformes

Para empezar, os pondré los dientes largos comentando que las vacaciones de verano en Holanda duran seis semanas. SEIS SEMANAS NADA MAS! Claro, que aquí el verano no se puede llamar verano, porque son -mal contados- 6 días de sol. En fin, que las “grandes vacaciones” como se llaman aquí, duran seis semanas y ni siquiera las hacemos todos al mismo tiempo. Holanda está dividida por zonas, creo que tres, y cada zona hace las vacaciones en turnos diferentes. No sé cual es la razón, pero el resultado es que aquí el país no se detiene totalmente, porque cuando hay gente que empieza, los del primer turno ya casi que están de vuelta. Total, que la “autoroute du soleil” que cruza Francia de norte a sur, está colapsada de ida, y también de vuelta, durante casi todo el verano. Es que los Holandeses son mucho de coger la caravana (o la roulotte, como prefiráis), cargarla de queso y de bicis, y halaaaaaa, camino al sur a buscar el sol!. En lo único que se diferencian con los que siguen hasta Algeciras es que los Holandeses no llevan un plástico sobre la mesa del comedor cargada en el coche. Y esto no es ningún comentario racista. Es un hecho constatado durante mis múltiples viajes arriba y abajo por la susodicha autopista.

Como siempre, me estoy desviando del tema.  A ver, las vacaciones de verano son seis semanas, pero durante el año lectivo tienen unos cuantos parones, no vaya a ser que los enanos se cortocircuiten con tantos deberes. A saber: dos semanas en Octubre, dos semanas en Navidades y una o dos semanas, dependiendo del año, en Mayo. No me he parado a contar cuantas horas hacen durante el año, pero si alguien tiene tiempo y quiere echar cuentas, que me informe.  También os diré que los alumnos de primaria empiezan a las 8.30 y acaban a las tres de la tarde, con dos parones de media hora por medio, uno para el bocata de media mañana, y otro para el bocata de la comida- si seguís mi blog, ya tendríais que saber que aquí en Holanda no se come caliente al mediodía-. Por eso con media hora basta. Los más pequeñines tienen los miércoles y los viernes por la tarde libres, y salen a las doce. Ya me dirás tú como te combinas tú eso con una jornada laboral normal. En fin, que cada país tiene sus ventajas e inconvenientes.

Eso sí: la educación primaria y la secundaria (lo que viene siendo la EGB, BUP y COU o FP de nuestra generación) son totalmente G-R-A-T-I-S! Gratis, sí. No pagamos un puñetero euro, solamente una contribución al principio, que sirve para pagar autobuses si van de excursión algún día, festejos del cole y cosas así. Creo que cuando mis repollos estaban en primaria, pagaba unos 60 euros por cada una. Al alcance de cualquier bolsillo, vaya.

En Holanda no hay uniformes, ni chándal con el nombre del colegio. Cada uno va como le da la gana. Puedes llevar el pelo verde, azul o con rastas. Nadie te va a enviar a casa a que te cambies. Es lo que tiene la amplitud de miras. Y los libros son gratis…durante la educación primaria, mis repollos han trabajado todos los años con fotocopias y con unos cuadernos de ejercicios que edita el gobierno y que ya están incluidos en el presupuesto asignado a cada escuela. Ahora que las dos están en secundaria, tienen libros. Pero son prestados. Son prestados porque es la manera de la que las cosas se hacen aquí. Durante el verano te envían un correo con el día y el lugar donde has de ir a buscar tus libros y te los entregan. Tú (el alumno) los tienes que forrar y firmar un documento en el que te comprometes a cuidarlos durante todo el año, porque el año que viene serán para otra persona. Si los pierdes, se mojan o se rompen, los has de pagar, y son muy caros. Esto que suena tan maoísta, tan socialista y tan cool al mismo tiempo es, ni más ni menos, el sistema perfecto. Te ahorras una pasta y al mismo tiempo les enseñas el concepto de “lo que tienes en tus manos no es tuyo, así que ojo!”.

En Holanda la educación es obligatoria hasta los dieciocho años. El día que cumples cuatro años, empiezas la preescolar. No en Septiembre, no; el día después de cumplir cuatro años empiezas, aunque sea Mayo. Hay dos cursos de preescolar, y a los seis, más o menos, empiezas ya en serio en el grupo 3, el de los mayores. En la primaria estás hasta el grupo 8, o sea más o menos hasta los once años.

En el último año de la primaria, los profesores se reúnen con los padres, y nos explican cual es el nivel de nuestros repollos. Si has sido un padre o una madre comprometido y responsable, no te van a dar ninguna sorpresa, porque en realidad tú ya sabes del palo que va tu vástago (o vástaga). Este nivel sirve para aconsejarte qué tipo de secundaria es el que mejor le va a tu repollo. En Holanda hay varios tipos de educación secundaria, unos más elevados que otros. Desde el más alto (Gymnasium), en el que son muy exigentes y ya tienes Latín y Griego desde el primer día, hasta una cosa que se llama VMBO, que viene a ser como la FP de antes, pero también con niveles. Desde Gymnasium puedes acceder directamente a la universidad, y desde las otras ramas, también, pero el trayecto es un poco más largo.  Eso sí, hagas lo que hagas, los idiomas son importantísimos. Mi repollo 2, que está en el primer año de secundaria tiene: Holandés, Inglés, Francés y Alemán. Pero la otra pobre, la mayor, que está en el segundo año tiene: Holandés, Inglés, Francés, Alemán, Latín y Griego, además de las asignaturas normales. Me dan una pena!!

De momento, hasta aquí llego, el tema universidad no lo domino muy bien aún, pero aún me quedan unos años para enterarme del tema y ponerme las pilas (y ahorrar, que la uni si que no es gratis!)

Y para los que estén en contra de todas las escuelas, colegios y metodologias, recordar que no estáis solos. Como Mark Twain dijo: “nunca permití que la escuela fuera un obstáculo para mi educación”. Ahí queda eso!

Cerebros huyendo despavoridos.

No, no es una peli de zombies. Pero casi.

Yo no es que me considere un cerebro, y mis razones para salir de España no fueron ni la crisis, ni lo mal que se vivía en el país en ese momento. Yo me fui por amor, con mi Opel Corsa cargadito hasta los topes Pirineos parriba un 12 de septiembre de 1998, con muchas expectativas, mucha curiosidad y sobre todo con mucho miedo por no saber exactamente qué es lo que me iba a encontrar. Y eso que yo ya iba con el terreno allanado, con una casa amueblada dónde vivir, un trabajo fijo y una base social más o menos estable. Un lujo, vaya!

Por eso – y el tema de los inmigrantes, pateras y demás no lo voy a tocar ni de refilón- me infunde mucho respeto ver que hay personas que se ven obligadas a dejar atrás sus raíces, su entorno, sus familias y amigos para salir al extranjero a buscarse la vida. Sí, a buscarse la vida tal y cómo hicieron los miles y miles de “Manolos” que emigraron a Alemania durante la década de los 70. Claro que la cosa ha cambiado un poco en los tiempos que corren. Los que emigran fuera de España en los tiempos que corren lo hacen normalmente con una vida académica completita y un diploma en el bolsillo. Lo que viene siendo la famosa fuga de cerebros.

Según un artículo publicado en la pagina web del centro regional de información de las naciones unidas para Europa occidental (www.unric.org), alrededor de 300.000 jóvenes españoles formados han abandonado el país desde 2008  hasta el 2011, desalentados por la falta de oferta laboral. O sea, TRES-CIEN-TOS-MIL!!! Eso es un mogollón de jóvenes y sobradamente preparados que se las piran porque España les ofrece una caca de la vaca para su presente, y para su futuro dos.

Claro que no todo el mundo que emigra es neurocirujano, ni tiene un CI de 140, pero sí son lo suficiente inteligentes para comprender que la piel de toro, en estos momentos, tiene muy poquito que ofrecer a la gente que quiere abrirse camino en la vida. Es una pena que se vean obligados a salir del país, porque yo creo que lo que España en estos momentos necesita es precisamente eso: gente emprendedora, que está dispuesta a cambiar, a abrirse al mundo, a aprender idiomas y a coger el toro por los cuernos. Bueno, esta expresión no me gusta porque soy anti-taurina, pero es para que me entendáis. Lo de los toros ya lo explicaré en otro post.

Ningún país es perfecto, de acuerdo, pero ya he explicado en algunos posts que a mí se me ponen los pelos como escarpias cuando la gente me pregunta que porqué vivo aquí, con lo bien que se vive en España, con el solecito y tal. Qué se lo pregunten a las familias que viven con una prestación social de 400 Euros al mes en Écija,-por poner un ejemplo- con 50 grados a la sombra en verano. Sí, se está de puta madre al solecito de España, les contesto yo. Y sin un Euro! Cuando les cuento los de los 400 Euros creen que les estoy tomando el pelo. “Pues es muy cierto!!”, les insisto yo. Claro, es que cuando van de vacaciones a Calella, o a Benidorm, o a Benalmádena, esto no lo ven. Sólo ven bares de tapitas, sangría, flamenco y pandereta.

Y claro, no se pueden creer que España pertenezca aún a la EU. Y yo a veces tampoco. El país se está convirtiendo en una caricatura de sí mismo, y la gente -desgraciadamente- cayendo en una espiral de incultura y de esconder la cabeza en la arena que a mí, sinceramente, me da vergüenza. Ya entiendo que cuando no estás bien económicamente lo único que quieres es un poco de diversión y evasión, y que mejor que la caja tonta para alcanzar el nirvana, y que el gobierno esto lo ha entendido perfectamente, poniendo en práctica la táctica del “pan y circo”, cómo en la antigua Roma. PERO SIN EL PAN!!!. Promoviendo la “cultura del pueblo” y ensalzando a personajes como la Belén Esteban, sin ir más lejos, que no sabe hacer la “o” con un canuto y ahí está la tía. Perdón, ahí está “la princesa del pueblo”. Alguien me puede explicar como carajo es posible que esta mujer “escriba” un libro y pase ESTO?:

Ambiciones-reflexiones_MDSIMA20131114_0266_43

“Las ventas de libros siguen bajando en cascada, se cierran librerías de forma continuada, los grandes espadas de las ventas, como Dan Brown o Pérez Reverte, pierden fuelle, y, sin embargo, Belén Esteban con su libro Ambiciones y reflexiones ronda ya casi los 100.000 ejemplares vendidos en menos de 1 mes. “(www.20minutos.es – 20.12.2013)

Será el opio del pueblo, pero a mí me parece que los que aún estáis ahí tendríais que ir de otro rollo, en serio. Es que es para cagarse……cómo queréis que el pais salga de la crisis así??? Yo leo la prensa en internet cada día, por los menos de tres o cuatro medios diferentes, para contrastar puntos de vista. Leo hasta el Hola, que lo creáis o no, es también un buen indicador de cómo va la cultura en Espaing. Pero en serio, es que me deprimo. Es que toleráis unas cosas que hay que joderse. Ahí os envío unas perlitas que he encontrado aleatoriamente en la prensa de hace poco. Intentad leerlas fuera del contexto en el que vivís. Imaginaos que sois holandeses y que de repente podeis leer Español. Ya me direis…

-“Rajoy presume antes Merkel del éxito de sus recetas económicas”. (El País digital. 31/08/15).  Hombre, no sé…….el número de parados en Enero de 2012 era 4,5 millones. El número de parados en Enero de 2015 es…-premio!- : 4,5 millones.

-“Castellón: el aeropuerto más absurdamente famoso de España. Inaugurado oficialmente en marzo de 2011 y con un coste de 150 millones, está actualmente en pleno conflicto entre concesionaria y propietario de los terrenos. Tras varios intentos para vender la instalación, no tiene ningún proyecto ni viabilidad a la vista.” (Eldiario.es 13/07/13).  Podrían quemarlo y luego recalificar, no?? es lo que se suele hacer cuando un terreno no produce nada.

-“La esposa de Iñaki Urdangarin no ha depositado en el juzgado ni un solo céntimo de los 2.697.150 euros (incluidas multas) que  el juez Castro le impuso el pasado 22 de diciembre de fianza por responsabilidad pecuniaria como «cooperadora necesaria de dos delitos contra la Hacienda Pública» de su marido”. (la voz de Galicia 09/04/15). ……Ni los va a depositar, os lo digo yo.

Bueno, pues así es exactamente cómo los holandeses ( y el resto de Europeos también, me temo) perciben la “marca España”. Ya me contaréis si no hay para salir corriendo.

Ah! Y por favor…que alguien le ponga un profe particular de inglés al sr. Rajoy, que si no, nadie le va a “ajuntar”.

 

CMU9IUXWsAAe5DB

Los modelos del pólder.

No, no os equivoqueis. Este post no va de agua, ni de pólders, ni de diques. Este post va de moda: de la moda del pólder para ser exactos. Si, amigos, porque los holandeses, si bien no llegan a ser tan horteras como los alemanes, que se desplazan habitualmente en sus sandalias con calcetines -arreglaos pero informales, los chiquillen-, también tienen sus cositas.

A ver, vamos a llamar las cosas por su nombre y no nos vamos a andar con rodeos: los holandeses tienen el gusto para vestirse en salva sea la parte, y son unos horteras de cojones. Ahí, ya lo he dicho! Ahora que estamos en pleno veraniki (aunque aquí de repente te puede pegar el mercurio un bajón que te quedas a 10 grados!), los holandeses sacan sus chichas al aire, dejan sus lorzas libres de ataduras y se calzan los leggings blancos 3/4 ellas y las bermuditas con zapatos y calcetines ellos, y halaaaaaaa, a tomarse un algo a la terracita más cercana.

Aquí en verano, el summum de la modernez y la clase es un buen par de Birkenstocks. Ah….qué no sabéis lo que son las Birkenstocks? Pues son unas sandalias prodecentes de Alemania, (OR-TO-PE-DI-CAS!!!!) que aquí lleva todo el mundo. Las hay de todos los colores y formas, con purpurina, sin ellas, con hebillas, blancas, de charol, de colores, con flores, de dedo, de sin dedo…..y son los zapatos más feos del mundo, junto con los Crocs. O sea, es que las llevan hasta los hombres. Yo, en casa las tengo vetadas y si algún conocido las lleva, se lo digo sin tapujos: ” a ver nene….es que no te ves, que das grima???. Quítate eso, anda!”.

Un hombre con Birkenstocks? Ni con un palo, oyes! Vamos, es que se te quitan las ganas de todo!

is     míralo que bonito va…..

Luego ya, aparte de las sandalias ortopédicas, como digo un poquito más arriba, es bastante corriente encontrarte con hombres en el supermercado en camisa de vestir, zapatos de vestir, calcetines de vestir….y BERMUDAS PLAYERAS! Oye, porque es que hace calor y al tiempo que van formales, pues los bajos los llevan fresquitos y ventilados, no? Digo yo que será práctico si tienes alguna reunión por skype o similar, pero hace un daño a los ojos que no veas, valga la redundancia. Total….que entre unas cosas y otras está el patio masculino cómo para tirar cohetes, vamos. Menos mal que entre post y post el mr. Proper ha hecho de mi una mujer honesta  -ahora ya soy la mrs. proper!- porque si tuviera, a estas alturas, que buscarme un novio entre la fauna autóctona, lo llevaba claro.

12071302 …pero éste aún más

Luego, aparte del personal masculino, tenemos el apartado féminas. Sin querer faltar a nadie, las pobres holandesas tienen un problema: por una guapa que te encuentres (que las hay, y mucho!…andan por aquí muchísimas Doutzen Kroeses por la calle, en su hábitat natural) hay 1000 que no lo son, y que cuando estaban repartiendo guapura y belleza, ellas estaban charlando en la última fila y no se enteraron.

La holandesa normalita, así de andar por casa, mide de media 1,70 y no viene en envoltorio de top model precisamente. El peso medio de la mujer holandesa son …79 kilakos!! Repartidos como digo entre 170 cm de señora, y con una talla de sujetador 75C, lo que viene siendo una 95 española, más o menos.  Así pues, las pobres tienen pocas posibilidades de ser finas, delicadas y etéreas. Si a esto sumamos el hecho de que la característica anatómica que casi todas comparten son unas piernas como columnas dóricas con dintel y todo, ya está todo dicho.  Son casi todas pantobíllicas. Esto es una característica física que provoca que los tobillos de una persona sean iguales en diámetro a las pantorrillas de mencionada persona. De ahí el nombre: panto-billos.

Pero a la mayoría de las mujeres del pólder les importa tres pares de narices si van elegantes o no. Lo único que les parece importante es ver si son capaces de ir en bici con la ropa que se han puesto, a ser posible con dos niños, cuarenta bolsas y un paraguas al mismo tiempo. Todo tiene una base práctica, y la que intenta ir un poco glamourosa, fracasa estrepitosamente. O la caga por falta de estilo, o le fallan los zapatos, o no lleva ni una gota de rimmel o lleva el pelo hecho una caca. Lo del pelo aquí merece un capítulo aparte; no he visto en ninguna parte del mundo mujeres a las que les importe menos el aspecto de su cabeza. Aquí el sistema es: ducha, moño con pelo mojado y salga el sol por Antequera! Y claro, así van. Espantando a los grajos por los canales.

Total, que el uniforme de invierno son unos tejanos con jersey y Anorak. Y el de verano un vestido de flores  -porque así se piensan que van femeninas, etéreas y todo este rollo de la elegancia- combinado…OJO AL DATO!….con un legging blanco 3/4, que yo creo que debe ser por lo que he comentado del tema de ir en bici. Por que es que si no, yo no me explico lo de estas mujeres y los leggings. Y sobre todo blancos. Y da igual que pesen 130 kilos; los leggings son un must del verano holandés, y vaya por dónde vaya me siguen, me persiguen y se empeñan en clavarme lanzas en los ojos hasta hacerlos sangrar. Bueno, ahora exagero un poco pero estarás de acuerdo, lector -y sobre todo, lectora- que estamos hablando de una prenda que nunca, repito NUNCA debió existir y sin embargo ahí está, más fuerte que nunca y empeñada en hacerme la vida visual imposible.

Y para que veáis que lo que digo es cierto, aquí os dejo unas muestras. Para muestra un botón. Digo, un legging:

leggings

Dicen que en el pais de los ciegos, el tuerto es el rey. Pues yo aquí soy la reina indiscutible, chicos. Yo, personalmente no soy ningún dechado de clase ni tengo la elegancia de la Preysler ni de lejos, pero os garantizo que por fachosa que salga, antes de llegar a la esquina de casa ya he visto a tres que van peor, así que soy una tuerta feliz.

Y para finalizar, y como siempre, insisto en que no es mi intención insultar ni reírme de nadie. Tan solo constato la triste realidad fashion que me rodea y doy parte aquí para que paséis un ratito agradable regocijándoos con la idea de que el norte de Europa la gente es todavía más hortera que en el sur. Amén.

El último fiestón.

angel 15 bw by Pierre the III, via Flickr

Ahí estaba yo el otro día, llorando a moco tendido y pasándole un pañuelito al ex, en el funeral de la madre de una amiga mía que desgraciadamente murió la semana pasada a causa de un cáncer de páncreas fulminante, mientras por los altavoces de la casa funeraria sonaba Elvis Costello y su “In another room” a un volúmen ensordecedor.

Allí estábamos, como digo asistiendo a uno de los eventos del funeral. Un par de días antes, había encontrado la invitación al evento (bueno, LOS eventos) en el buzón de mi casa. Invitación que me sumió en la más profunda de las confusiones, al percatarme de que estaba invitada a tres diferentes actos, divididos en dos días y tres lugares diferentes, desparramados por  varias provincias holandesas. A saber : un acto de condolencia para dar el pésame a la familia el martes por la tarde, un funeral el miércoles por la mañana, y el entierro propiamente dicho el miércoles por la tarde, a casi 80 kilómetros del acto anterior.

A ver, ya aviso de que no es mi intención en ningún modo ser irrespetuosa pero creo que el tono jocoso siempre es apropiado, incluso con la muerte, que a fin de cuentas también es parte de la vida.

Pues como digo, al leer la invitación me quedé un poco a cuadros porque a ver, ir a funeral por respeto a tu amiga y a prestarle apoyo está muy bien, pero hacerte un porrón de kilómetros detrás de un féretro durante dos días, pues como que no. El tema se solucionó con una llamada de socorro para recibir más información, y ya me quedó claro que con asistir al funeral, ya se consideraría que había cumplido.  Pero os lo explico detalladamente para ver que en estos casos, también hay diferencias sustanciales en el modo de contemplar la vida (y la muerte) entre los españoles y los holandeses.

Para esta gente, supongo que otra vez por el tema del calvinismo, la muerte es un paso más y aunque para nadie es agradable perder un ser querido, no lían dramas ni se tiran de los pelos como en otros países mas del sur. Aquí se lo toman como un brete del destino, un paso más en un recorrido que yo, al haber sido educada en el catolicismo- aunque a mí la iglesia me la repampimfla descomunalmente- pues no llego a comprender en toda su magnitud. Los de aquí no diré yo que hagan una fiesta, pero casi. Al menos, es una celebración… a saber….en el acto al que acudí yo, que duró exactamente una hora, escuchamos canciones de Elvis Costello, Tori Amos y algunas más de artistas holandeses que no conoceréis. Todas ellas bastante acorde con los angelitos, las flores, y cosas así que van con el tema, ya que la señora tenía casi 70 años y este estilo debía ser el suyo, seguramente.

Es que aquí, hay mucha gente que ya tiene planeado su funeral; el mr. proper sin ir más lejos tiene el guión de todo su acontecimiento, incluida música de Metallica. Toma ya! Y el ex, recuerdo que alguna vez me había dicho que él quería Guns ‘n Roses en el suyo. Una verbena, vamos!

Pero siguiendo con el funeral que nos ocupa, entre tema y tema pop tuvimos la oportunidad de ver una presentación de powerpoint con los mejores momentos de la vida de la señora en cuestión, con una música de fondo que ya la hubiera querido el de la lista de Schindler para la banda sonora de su peli.  Llegados a este punto, tuve que preguntarle al ex si quería un pañuelo, porque se estaba sorbiendo los mocos de manera un pelín sonora -la dichosa música-y no me dejaba oír nada. Cuando acabo la presentación, que duró 10 minutos, subieron al estrado a hablar varias personas: sus hijos, su nuera y nieto, sus hermanas, y su ex jefe, que se pegó un discurso de 8 minutos, el tío. (Si, lo cronometré sabiendo que seguramente de ahí saldría un post).  Luego subió al estrado un espontáneo, que resultó ser un pastor protestante que había conocido a la familia años antes y que me da a mí que les pilló a todos de sorpresa, a juzgar por la cara de mi amiga. Luego se cascó una plegaria delante del féretro que más o menos vino a decirnos que él le daba permiso para subir al cielo. Muy intenso todo.

Una vez acabado el acto, nos indicaron que debíamos pasar ordenadamente a la sala adyacente, leáse BAR. Allí tuvimos la oportunidad de dar el pésame a la familia, los pobres todos en fila ordenadita y de riguroso luto, y….ponernos ciegos de pasteles. Es aquí adónde yo quería llegar. Los funerales holandeses están llenos de cosas ricas para comer, igualito que una comunión. Sólo faltan los ganchitos. Yo no es que tenga mucha experiencia en funerales pero me da a mí que en España esto no se hace así, no? Porque este funeral del otro día aún fue recatado, pero hace unos cuantos años tuve que asistir a dos muy seguidos (los abuelos del ex que eran los pobres ya muy mayores) y oye….una alegría y una de tapas holandesas que no veas la fiesta que montaron. Y sí, también estaban las famosas bolas de fuego ( a.k.a bitterballen) de las que ya he hablado en algún post. Y por supuesto café, y por supuestísimo alcohol. Mucho alcohol, que siempre va bien para ahogar las penas.

Creo que dentro de poco tengo que plantearme ponerme hasta las cejas de chintonis y cuando esté a punto de caer redonda, ENTONCES escribiré el plan para mi propio funeral. Que fiestón se van a pegar!

Las superfood: esas guarradas tan caras

Yo no sé si en España estarán tan de moda como aquí.  Yo al menos, estuve de visita hace unos días y en el súper de mi barrio ( visité varios), no ví ninguna cosa fuera de lo común: garbanzos, cola-cao, salchichas, tomates, paquetes para hacer cocido…en fín, lo de siempre.   Aquí no. Aquí el panorama supermercadil está cambiando.  Todo son superfoods, y alimentos extraños provenientes de alguna selva tropical con nombres aún más extraños que yo no había oído en mi vida.   A ver quién es el guapo que sabe lo que es una guanábana, una pitahaya, o un tamarindo. Yo no, desde luego. Y sólo los comería en el supuesto de que naufragase en una isla tropical cual Tom Hanks y eso fuera lo único que creciera en los árboles……a ver qué necesidad hay de comer cosas raras cuando tenemos ( tanto en Holanda cómo en España) una producción propia de frutas y verduras estupendas.

tamarindopara vuestra información, ESTO son tamarindos.

Pero el verdadero problema no es ése. De vez en cuando está bien comer cosas diferentes para apreciar gustos y texturas distintas. El problema viene cuando un grupo de tostosdelculo trendy ( o sea, que siguen a pies juntillas todas las modas que salen), te dicen que esos alimentos son la leche y muchísimo mejores que lo que tú has estado comiendo toda la vida…..dónde va a parar!! Pues eso es lo que está pasando en Holanda ahora mismo.  Esta gente han pasado de comer patatas y col hasta para desayunar, a adoptar la moda de los super foods.

Ahora está de moda comer quinoa de todos los colores, granos de cacao crudos (puaj), semillas chia, maca, clorina, etc y cocinar con aceite de coco ( dios mío, más puaj), en vez del aceite de oliva de toda la vida. Todo a precio de oro, claro. He hecho una foto en el super de la esquina que ilustra el tema. Todo marcado con un letretro bien visible de BIOLOGICO, claro. Todo lo que compremos tiene que ser biológico porque si no, estamos cometiendo un delito contra la naturaleza y contra la vida en general.  Lo que mucha gente no sabe (aunque lo sospeche) es que biólogico se ha convertido en un término de marketing que no nos ofrece ninguna garantía de nada.  Biólogico en realidad, significa que los alimentos no han sido tratados con pesticidas, insecticidas, ni ningún tipo de conservantes, aditivos, etc.

superfoods

Yo, esto no me lo creo.  Bueno, yo es que no me creo casi nada, pero para daros un argumento con un poquito más de peso os diré que hace un tiempo, un programa de la tele holandesa que defiende los derechos de los consumidores, encargó a un laboratorio independiente que analizara los cinco tipos de quinoa “biológica” más vendidos en el mercado holandés. En tres de estas marcas se encontraron pesticidas no aprobados por la industria BIO, y en una de ellas, el porcentaje de pesticidas era un 730% (!!) superior a los valores permitidos. Así que a mi que no me vendan la moto de lo biológico. Sobre todo si proviene de países tan lejanos, en los que no sabemos en que condiciones trabajan los agricultores, recolectores, etc. Ya que te pones a comer concienciado, mejor que lo hagas con todos los pasos del proceso, no?

Yo soy de la opinión de que si quieres comer verdaderamente biológico, o te montas tú tu propio huerto, o se lo compras al payés, o agricultor, o criador de gallinas que vende sus productos directamente de su producción. Y no hace falta comer cosas raras. La quinoa por ejemplo, a mi me sabe asquerosa….y no entiendo porque dicen que es más sana que el arroz. Contiene algo más de proteínas, pero ponte a hacer una paella de quinoa, a ver cuantas piedras te tiran!

Y luego está lo del precio….si miráis bien la foto, os daréis cuenta de que a la derecha aparece un paquete de garbanzos, garbanzos de los de toda la vida. Este paquete contiene 500 gramos de garbanzos, y cuesta…1,99 Euracos!! Lo de la lado es un poco más baratito: 1,86 euros por medio kilo de …..parecen lentejas normales, pero son lentejas mung, una especie rara de la India, muy usada en la cocina ayúrvedica. Toma ya! “Manolo, te voy a hacer unas lentejas ayúrvedicas con morcilla de cerdo biológico, alimentado con pitahayas, que te vas a cagar”. Mmmmno, no lo veo yo muy claro.

Yo lo que veo aquí es la mano de las grandes corporaciones, que inventan estrategias de marketing, y compran pequeñas empresas que sí empezaron como independientes y con métodos de producción naturales, para limpiar su imagen y convencernos de que cuidan a la Tierra y a sus habitantes, o sea todos nosotros. Luego abaratan producciones e inflan precios, pero mantienen el etiquetado BIO, y nosotros a tragar como idiotas. Yo prefiero no decir que como bio, y comprar lo que me parezca a mí que es más responsable. Sobre todo productos locales, que así al menos no tengo que buscar en Google cómo se llama lo que estoy comiendo. Yo abogo por la dieta mediterránea, sin clorina, sin aceite de coco, sin quinoa, sin maca, sin nueces incas, y sin gilipolleces varias y sí con mucho jamón, paella, pescado, carne, albóndigas, cocido, lentejas y frutas y verduras del tiempo. Eso sí que es sano! Cualquier día me monto yo un restaurante biológico-español por aquí que se van a enterar estos comedores de patatas con quinoa de lo que vale un peine!!

La vamos a liar parda!

Esto más o menos debió ser lo que exclamaron las tropas españolas, al mando de Don Fadrique Álvarez de Toledo (hijo del tercer Duque de Alba, para los que no lo sepan), cuando recibieron la orden de asediar -y a poder ser cargarse a todo bicho viviente- la bonita ciudad de Haarlem, dónde vive una servidora, allá por diciembre de 1578. El 18, para ser exactos…casi casi en Navidades, fíjate tú.

Hoy va de historia, pero no os preocupéis, que yo solo os voy a hablar del episodio de mi pueblo, porque al fin y al cabo es gracioso. Según se mire, claro. Porque cargarse a dos mil personas -que en aquellos tiempos era casi toda la población de Haarlem- es un pelín grave. Yo hay días en los que me sorprendo de que no me tiren piedras por la calle.

Bueno, a lo que iba. El tema del asedio éste empezó con la guerra de los 80 años, que enfrentaba a las 17 provincias de Flandes (más o menos el Benelux de hoy en día) contra su soberano, que era….tachán, tachán…Felipe II de España!!!

Claro, Felipe II era católico, y aquí, como ya expliqué en otro post, Calvino había hecho estragos y a la gente, lo del Papa y tal les daba bastante yuyu, así que decidieron hacerle una peineta doble al español. Peineta que duró…pues eso: ochenta años. Así que Felipito decidió enviar a sus tropas para arriba, los famosos tercios de Flandes, que no os engañéis, eran la mayoría alemanes.  Lo que viene siendo mercenarios. Enviar tropas de un lado a otro de Europa salía caro, y las arcas del Estado no estaban para bollos. Igual que ahora, vamos. Así que reclutaron a tropas que vivían más cerquita, y luego unos cuantos españoles de relleno (habéis leído Alatriste? En estos libros explica Pérez-Reverte el tema de los tercios muy bien).

Estos tercios se dedicaban a ganar terreno a los calvinistas, y a ganar ciudades, entre ellas Haarlem. Aquí estuvieron dando por saco siete meses, un invierno muuuuuuy largo. Lo planearon fatal, porque el asedio comenzó en diciembre, y aquí en Holanda, los diciembres son muy chungos, de siempre. Pasaban más hambre los asediadores que los asediados, porque los de mi pueblo adoptivo -que en realidad no es un pueblo, es una ciudad desde hace la tira-, eran muy listos. Como hacía un frío del copón, todos los canales se habían helado (como suele pasar cada año), así que los barcos con provisiones no podían ni entrar ni salir. Pero los muy listillos sabían patinar sobre hielo todos. En Holanda hasta los perros saben patinar sobre hielo, así que cuando bajaban la guardia, se escapaban a por provisiones. Los españoles mientras tanto, como antes no habían skatings, no habían aprendido a patinar….y esperaban pacientemente a que el ejército les mandara provisiones. Provisiones que no llegaban, al igual que la paga, porque ya he mencionado antes que las arcas reales tenían telarañas. -ojo al dato, que aquí ya hubiéramos tenido que sospechar en lo que España se iba a convertir con el paso de los siglos!.

Total, que entre el frío, el hambre y el cabreo que llevaban porque no cobraban, la moral la tenían por los suelos y los holandeses mientras, poniéndose morados de comer con los patines puestos.

Después, en Haarlem tuvieron también la mala suerte de que la gente era un poco burrita. Se toparon con una de las figuras más significativas de la historia de Haarlem. Kenau Simonsdochter Hasselaar (no, no es familia de Keanu Reeves). UNA MUJER!! (toma conciliación!).

La sra. Hasselaar se unió a la lucha cuando el gobernador de Haarlem hizo un llamamiento a todo el mundo que estuviera disponible para pelear contra los invasores. Era una viuda, hija de un fabricante de cerveza, y madre de cuatro hijos, y fue a la que se le ocurrió la feliz idea de lanzar barreños de alquitrán hirviendo por los muros de la ciudad cuando los tercios intentaban escalarlas. Como digo era un poco burrita, la muchacha.  Para que os hagáis una idea de como debía ser la mujer, aquí en Holanda a las “marimachos” se las llama “Kenaus”.

kenau

Valiente sería, pero fea era también un rato!

Pues la tal Kenau y el resto se cargaron a muchísimos españoles, pero al final, después de siete durísimos meses, empezó a salir el sol y en julio la ciudad se rindió, acosada por el hambre. El total de bajas del ejército español fue de 1.700. Muchas, muchas.

Aún hoy en día, cuando limpian el fondo de los canales para sacar las bicis y demás porquerías que los gamberros tiran, sale algún casco español, testigo mudo de tiempos pasados que ni mucho menos fueron mejores que los actuales.

Y para que os hagáis una idea de los que la gloriosa España de hace siglos supuso para Holanda, que sepáis que en el himno holandés (el Wilhelmus) hay un párrafo que dice:

“…siempre he honrado

al Rey de España”

Se estarán ahora mismo tirando de los pelos pero claro, un himno no se puede cambiar así como así.

Y como última curiosidad, en Holanda hay muchísima gente que se apellida ‘Spanjaard” (“español”, en holandés).  Digo yo que en ochenta años, algún niño se procrearía por aquí….y cómo iban a llamar a los pequeños bastardines?  Pues “el español”! Es que aquí los apellidos no llegaron hasta que Napoleón desembarcó para poner orden.

Pero eso lo explico otro día. Espero que os haya gustado la lección. Yo no soy historiadora ni de lejos, así que si alguien ve algún error que me lo diga. No sé si el señor Pérez-Reverte me lee (me parto!), pero si lo hace, que tenga misericordia conmigo.

800px-Haarlem_Bavo

La iglesia de mi pueblo. Más bonita!

Una de paella marchanden.

La verdad es que a mí me gusta comer bien. Como de todo y no le hago ascos a nada, por eso el primer año que pasé en Holanda me engordé 5 kilos. Así, zas! Sin darme ni cuenta. 5 kilos de las porquerías que comen aquí.

Porque en Holanda, de la dieta mediterránea no han oído hablar en la vida. Bueno, si que han oído, pero les parece una cosa exótica, fíjate tú. Y eso de cocinar con aceite de oliva es una guarrada, con lo sano que es freír en la sartén, así con un pegotazo de mantequilla, dónde va a a parar! El mr. Proper se emperra en freír los solomillos con la dichosa mantequilla, y yo cada vez que lo veo, es que se la incrustaría en salva sea la parte, de verdad. Pero como siempre, me frena el tema de los dos metros. Que no fría con aceite, “que salta mucho” dice.   Pues para qué están las tapas de las sartenes, eh? Pues para taparlas mientras las salchichas y los bistecs chisporrotean alegremente, hijo!

Es que la educación culinaria de los de aquí deja bastante que desear. Yo, de pequeña comía lo que todos los niños que crecieron en los años 70. Veía a mi abuela cocinar y comía pues eso, bistecs de ternera, lentejas, cocido, migas, paella los domingos, huevos con patatas el día que quería “algo rico”, pollo a l’ast algunos domingos también, bocatas de nocilla, de foie gras “la piara”… no sé….comida normal, no?  Le he preguntado al mr. Proper, que es de la misma década, y dice que él comía cada noche patatas cocidas, verdura y carne. Al mediodía, bocadillo. Estándar.  Igual que todos los niños de Holanda. Aburrido que te mueres. Así con esa educación culinaria…cómo van a  apreciar la comida buena cuando sean mayores?

No, aquí la gente tira muchísimo de sandwich, que no de bocadillo de pan de barra. No, sandwich de pan de molde, eso es la comida de Holanda. Cada día del mundo, porque aquí no se come caliente al mediodía. Aquí se hace UNA comida caliente al día: la cena, que es a las seis de la tarde. JAJAJA -os oigo reír-. Pues a mí de todo el rollo de la alimentación tulipana, el cenar a las seis es lo único que me parece sano. Así no te vas a la cama con la barriga llena y duermes mejor.

Aquí, un día culinario típico transcurre así:

Desayuno: a las 7.  Café o té y pan o tostadas. El pan, con mantequilla y queso, o mantequilla y trocitos de chocolate (toma ya! ). Estos trocitos de chocolate (hagelslag) son parecidos a la decoración de pasteles y es lo que TODOS los niños comen por las mañanas. Los hay de diferentes clases y son todos igual de hipercalóricos. Hay gente que se los unta encima de una capa de mantequilla de cacahuete, para ir engrasando los conductos ya de buena mañana!

Holland breakfast w/ #deruijter #NYE #vsco #hollandathome

Comida: a las 12 del mediodía. Más pan, más queso y más chocolate, regado con más té. Si quieres un “lunch” de lujazo, te metes un “uitsmijters”: dos pan bimbos con tres huevos fritos encima ( con mantequilla por supuestísimo), o eliges un sandwich de kroket ( una croqueta como la nuestra pero 10 veces más grande, rellena de ragú que te revienta las arterias  al tiempo que te abrasa la lengua). Aún me acuerdo de aquella reunión internacional de empresa que tuvimos en Amsterdam hace muchos años, cuando yo todavía vivía en España. A las 11.30 de la mañana poniéndonos hasta las cejas de paella valenciana. Dios mio!

    Broodjes: Twee Amsterdamse kroketten met brood of frietTIP 9: Wat is jouw uitsmijter?

Luego eso sí, durante el día se comen un par de manzanas sueltas y beben té verde, “porque hay que comer sano”. Y ya más tarde durante la cena, dan rienda suelta a la imaginación y disfrutan de unos exquisitos platos típicos holandeses, consistentes, en…lo vais adivinando? patatas cocidas, verduras y carne (o salchicha)! Hay muchas variedades, todas igual de insulsas. Patatas con acelgas, patatas con zanahorias, patatas con col, patatas con endibias, patatas con…la lista es interminable, ya digo.

Boerenkoolstamppot van knolselderij en bloemkool

mmm, entra el hambre nada más verlo, a qué sí??

Lo cierto es que, al no tener una comida holandesa propia, han adoptado muchos platos internacionales y aquí se puede comer de todo, en cualquier esquina hay un restaurante indonesio (antigua colonia), japonés, mexicano, español…y luego están los “snack-bar” que aquí son muy cachondos. En muchos no hace falta ni que hables con el dueño, porque la comida está metida en máquinas automáticas que se mantienen calientes. Tú metes la monedita, y te sale una croqueta. Ideal de la muerte. Esto es lo que se llama “comer de la pared”. Esto, si fuera con morcillas y calamares, igual hasta tenía futuro en España.

Total, que con este panorama, poco es que me engordara 5 kilos en un año. Lo normal hubiera sido engordarme 20, pero yo pude echar el freno a tiempo. Los que no creo que van a poder son las nuevas generaciones. Entre la acromegálica predisposición genética que tienen los holandeses, y la mierda que se meten, esto pronto va  a parecer América. Sólo hay que ver lo que los adolescentes comen al mediodía. Redbull, bocata plastificado y paquete de donuts, que lo veo yo cuando lo compran en el súper cada día. Miedo me da lo que las repollos vayan a comer. Menos mal que éstas están criadas con aceite de oliva y platos de lentejas. A lo mejor eso hasta las salva.

La vieja del visillen.

Una de las cosas que más sorprende a los turistas que visitan Holanda son los cortinajes que se gastan por estos lares o mejor dicho, la ausencia de ellos.

En Holanda, casi todas las casa son plantas bajas. Hay bloques, claro, pero la mayoría de mortales, al igual que servidora,  acostumbra a vivir en casas pegaditas las unas a las otras. En estas casas es costumbre tener las ventanas gigantescas, y en estas ventanas, no tener cortinas. Es decir…la mayoría de gente mayor tienen visillos para poder mirar y cotillear al exterior sin ser visto y la gente que no es tan mayor, una especie de banda adhesiva transparente pegada transversalmente para al menos, tener un pelín de intimidad en caso de que te quieras pasear en pelota picada por tu comedor.
vitrage

 

El porqué de este exhibicionismo tan acusado se me escapa un poco pero leyendo leyendo, he conseguido averiguar que su origen tiene bastante que ver con la religión. Hace unos cuantos siglos, en Holanda se impuso la doctrina calvinista, precisamente para oponerse al catolicismo feroz que España pretendía imponer en todos los territorios europeos que iba sometiendo (es que antes, cuando Rajoy aún no había nacido, España sí que era una potencia respetada).

El Calvino éste, que encima era francés, el tío, quería ser más papista que el papa y empezó a predicar que su doctrina era la más súper pura del universo y que para demostrarlo, había que mostrar al mundo que las casas -y sus habitantes- estaban libres de pecado. Y qué mejor manera de mostrar al mundo lo que sucede en el comedor de casa, que dejando las cortinas abiertas de par el par todo el santo día? Pues eso, que desde hace cinco siglos, puedes fisgar todo lo que quieras en casa del vecino, y como los holandeses son tela de cotillas lo mantienen así aunque el calvinismo ya no esté de moda. Es una situación un poco confusa, porque están abiertas para que la gente mire, pero está considerado de malísima educación mirar dentro de los comedores. Alguien lo entiende? O sea….hay que mirar así rápido sin que te pillen.

A mi al principio me chocó bastante el tema, pero con el paso de los años me gusta está costumbre, más que nada porque también soy muy cotilla. Y además, ahora le he pillado el tranquillo a eso de mirar de reojo cuando pasas. Y, sin nombrar nombres, sé perfectamente quiénes son los vecinos más guarros de la calle, los que siempre tienen 34 lavadoras por doblar encima de la mesa del comedor, quién tiene la salita que parece una plantación de tabaco, y a quién le gusta la decoración estilo casa de la pradera. Por la noche es aún mejor, porque puedes mirar sin ser visto. Yo a mis vecinos de al lado, por ejemplo, les tengo controlado qué programas de la tele ven por la noche. Sólo me hace falta salir a la puerta y mirar en su comedor.  Es que hay gente que las cortinas no las cierra ni de noche, sólo cuando se van a dormir.

Claro que esto funciona en las dos direcciones. Tú también puedes controlar todo lo que pasa en tu calle desde la comodidad de tu salón con un café en la mano, como hago yo mientras escribo este post. Así por ejemplo, veo a la ex de mi vecino el guarro trayéndole  a los niños, que esta semana le tocan a él. O a la del 16, que acaba de llegar a casa del hospital, tambaleándose después de que le hayan hecho una cesárea. Ha tenido un niño y sé como se llama, porque han colgado una banderola enorme con el nombre en la ventana.

Porque ésta es otra. Los hay que no solamente quieren mostrar al mundo que están libres de pecado, sino que además utilizan las ventanas como mostrador para que todos los vecinos recibamos una especie de resúmen granhermánico de lo que pasa en sus vidas. Así, aquí es costumbre colgar una banderilla en la ventana cuando tienes un bebé, con el nombre del bebé, guirnaldas rosas o azules, o incluso una cigüeña gigante.

3dooievaar

 

Luego, otra de las comunicaciones ventaniles más comunes es colgar una mochila del mástil de tu bandera -si, lectores….casi todas las casas tienen un agujerito para colgar la bandera holandesa en fechas señalada. Toma Patriotismo!!!-Esto lo haces en según qué zonas en España y te queman la casa!. Lo que decía, esta mochila indica que tu vástago (o vástaga), se ha sacado -POR FIN!- el diploma de la secundaria.

vlaggen

 

Y luego, claro está, la comunicación ventanil o ventanera por la que Holanda es mundialmente conocida: la de las casas de moral ligera, también llamadas putiferios. No las puedes ignorar, porque aparte de contener una señora en porretas anunciando sus servicios, están rodeadas de luz roja (de ahí el nombre de barrio rojo, lectores). Ojo, que ahí si que hay pecado. No sé yo lo que habría dicho Calvino de ésto.

 

Cómo véis, observando las ventanas de las casas, se puede decir muchísimo de las gentes que las habitan. Quizás no muy normal en España, pero muy práctico para los que, como yo, nos gusta indagar en las vidas de los demás. Os dejo con una bonita selección de visillen ( en realidad la palabra es vitrage) y ventanas hasta arriba de porquerías varias -también muy típico de Holanda-, para que os riáis un ratico.

Typical Window, has Dutch Lace. Netherlands

 

Antropo….qué?

Antroposofía. Antroposofía. Antroposofía.  Repetir conmigo hasta que lo sepáis decir de carrerilla.

Esta palabra tan rara se ha convertido en los últimos años en la tendencia más arraigada en la educación de los niños holandeses, aunque la mayoría de gente no lo quiera reconocer abiertamente. La antroposofía es una teoría del pensamiento que un tal Rudolf Steiner comenzó a elaborar a principios del siglo XX y que es un poco complicada, pero en resúmen establece que el ser humano puede alcanzar altas cotas de conocimiento a través del pensamiento libre y las experiencias adquiridas a través de la propia imaginación e intuición. Y si empiezas de niño, mucho mejor, claro.

Esto que suena tan rarísimo, se aplica en mayor o menos medida en muchísimas escuelas de Holanda. Los métodos educativos Steiner o Waldorf, por poner un ejemplo, las aplican.  En otras escuelas no lo admiten porque la verdad es que son métodos muy discutidos y discutibles. En la práctica, yo os voy a decir lo que es. La antroposofía, aplicada a la educación quiere decir básicamente que los nenes y nenas holandeses pueden hacer lo que les salga de las pelotas, siempre y cuando sea una experiencia que les proporcione conocimiento. O sea.

Esta teoría les va muy estupendamente a los tulipaneros, porque pega con el rollo de que todo el mundo tiene derecho a expresarse libremente, que todas las opiniones merecen ser escuchadas, etc. Me da a mí que este método, -aunque estoy segura de que también existe en Espaing-, no va a tener mucho arraigo en la piel de toro. Más que nada porque nosotros estamos hechos de otra pasta, creo yo.  Yo nunca he visto a un padre o madre español que permita que su preciado retoño corra soltando alaridos como un poseso y chocando con todo el mundo por el supermercado  sin decir ni mu, ni oigo a padres o madres consultar en el mencionado supermercado con los mencionados enanos, así con voz de melindro mojado en chocolate a punto de deshacerse : “cariñitooooooo, qué te apetecería cenar esta noche???” A un niño de 3 años!!!!! Venga ya hombre!!! Estáis agilipollados todos o qué?

Yo no puedo, no puedo con esto. Yo debe ser que soy de otra generación, o que me he criado en el sur de Europa, dónde los niños se comen lo que les hayan puesto y “como no te lo comas, a la cama te vas con la barriga vacía, mira lo que te digo eh?!”.

Yo en casa, ni antroposofía ni hostias. Mis repollos han crecido con una madre que no dialoga, más que nada porque con un niño pequeño NO se puede dialogar, porque los niños NO son pequeños adultos. Los niños son eso: niños, y hasta que se demuestre lo contrario, su capacidad mental para el racionamiento, diálogo y negociación no está lo suficientemente desarrollada como para tratarles de igual a igual. He dicho.

Como digo, yo a mis repollos las he subido con los típicos métodos sureños de: “Mira, como vaya yo parallá vas a llorar y con razón!”, o el de “lo haces porque te lo digo yo y punto!”, o el de “o te callas ahora mismo o me saco la zapatilla!”. Quizás un poco básicos, pero está comprobado que son los que funcionan. Mis repollos dicen que soy exactamente igual de histérica que la madre de Manolito Gafotas. A las pobres cuando vieron la película hace ya unos años se les apareció la virgen: por fin tenían la explicación de porqué su madre es diferente al resto de las madres holandesas! No, la madre de Manolito Gafotas tampoco tenía ni pajolera idea de lo que es la Antroposofía.

ManolitoGafotas

No todo el mundo estará de acuerdo, claro, pero es que yo también soy producto de mi generación. Y además es que por suerte o por desgracia, me han salido tres repollos cada una con un par de pelotas de serie que ya las querría para sí el caballo de Espartero. Es que tengo que aplicar mis métodos, no me dejan otra opción!!

En este punto choco bastante con el ex, claro. El ex ha sido educado en Holanda, con el rollo del pensamiento libre, el tener que SIEMPRE expresar tu opinión y esperar que otros la escuchen, el dialogar con tus hijos aunque no sepan apenas hablar, el dejar que se levanten 300 veces de la silla en un restaurante, el dejar que lo toquen todo, el dejar que lo pregunten TODO, aunque sean 100 preguntas seguidas a un extraño…..sigo? Claro, que el pobre ahora está recogiendo sus frutos. Las dos repollos mayores se hacen eso: mayores, y en vez de hablarle como a un padre, le hablan como a un compañero de clase. Conmigo que ni lo intenten, ya se lo he dicho a las dos muy claramente. Yo, por muy chachipiruli modernita que sea, sigo siendo su madre y conmigo, tonterías las justas. A ver si me voy a tener que quitar la zapatilla! ( o les secuestro el móvil, que es infinitamente peor).

Yo la verdad es que tengo curiosidad por ver dónde esta nueva generación de pequeños antroposofistas, -o de pequeños terroristas, que viene siendo lo mismo-va a llegar. Cómo se comportaran cuando crezcan? Serán tan irritantes como sus progenitores antroposóficos, o quizás incluso más? O por el contrario, se opondrán totalmente a la generación anterior y volveremos todos a los clásicos métodos del “porque si!” y la zapatilla? Me mantendré atenta, porque aún tengo a una que criar.

Si eso ya quedamos.

Si eso ya quedamos? Pero “eso” que quiere decir? No, no, no…si a un holandés le sueltas esta frase, te sacará la agenda inmediatamente para quedar a hacer ese café que has dicho. Puede que te dé cita de aquí a tres semanas, pero quedará escrito y será un compromiso en firme. Ea, pues ya está: nos vemos el miércoles dentro de tres semanas, a las cuatro….hasta las cinco y media eh? porque es que los miércoles por la noche me toca poner la lavadora y no me puedo quedar más!  Así funciona esta gente.

agenda

Desde luego, el que diga que los alemanes son cuadriculados, es porque no conoce a los holandeses así a fondo como yo. Las palabras “holandés” y “espontaneidad” no se pueden decir juntas en la misma frase. Los holandeses no son espontáneos. Punto. Es prácticamente imposible llamar a una  amiga por ejemplo y decirle: “qué haces? nos vamos a tomar algo?” “Uy que va! Es que esta noche ponen Anatomía de Grey y es mi serie favorita”. “Chiquilla, grabateláááá!”.”No, no, es que a mi me gusta verla cuando la hacen de verdad”.  Pfffffff, que cansina!

Lo peor de todo es que no es ninguna excusa. En España podrías pensar que es que la chica esta no quiere verte, pero aquí es verdad. Es verdad, porque los holandeses, si no te quieren ver te lo dicen a la cara y se quedan más anchos que largos. Si no me hubiera querido ver, la conversación se hubiera desarrollado así: ” qué haces? nos vamos a tomar algo?” “uy que va, es que esta noche no tengo muchas ganas de verte, tengo ganas de estar tranquila!”. Y tan ancha, oyes.

Y lo que a primera vista nos podría parecer mala educación, no lo es. Los holandeses crecen y son educados con el convencimiento de que pueden decir tranquilamente lo que les pase por la cabeza. Si lo dices bien dicho y con educación, puedes decir TODO lo que quieras, y los demás lo han de respetar. O sea, todo lo contrario de cómo crecemos los españolitos. Sobre todo, no digas lo que piensas, no vaya a ser que la gente te mire mal y no te ajunten más. Tú pon una excusa, que siempre quedarás mejor que diciendo la verdad. Todo para que el otro no se cabree.

A los holandeses les importa un kilo de pimientos si te enfadas o no. Es más: no entienden porque te enfadas, si ellos han sido sinceros!  Con este tema tenemos bastantes problemas el mr. Proper y yo. Para ilustrar el tema, comentaré la anécdota de cuando tuve a la repollo tres, que estuve de bajón un tiempo, porque me veía como una vaca y me costó un poco recuperar el peso y la forma. Entre eso y las hormonas estaba desquiciada perdida. Un marido normal y corriente, educado por poner un ejemplo en Zamora, te diría: “no te preocupes cariño, estás estupenda y ya te recuperarás”. Este no, éste me decía: “hombre, te sobran aún unos cuantos kilos, pero es que claro, ayer te ví metiéndote un trozaco de pastel en la fiesta a la que fuimos y así pues no te vas a adelgazar nunca”.  Porque mide dos metros y pesa cien kilos, porque si no yo y mis hormonas le hubieramos ahostiado pero bien!!  Encima es que no entendió por qué me puse como una fiera por el comentario. “Oye, pues no me preguntes!! encima que te digo la verdad!!!”. Ya estamos con la educación calvinista de las narices!!!

Es que es eso, que los protestantes no crecen con ese sentimiento de culpabilidad con el que crecemos los católicos, apostólicos y romanos. Todo es pecado, todo es pecado. Uhhhh!!! Ten cuidado con lo que dices, que si no, irás derechita al infierno!!

Me estoy desviando. Hoy iba a hablar de las agendas y el planning. Para la vida laboral, va muy bien: las reuniones empiezan y acaban por regla general cuando estaban planeadas en la agenda y se cancelan por fuerza mayor, no porque el jefe por ejemplo haya ido a tomarse un café y aún no haya subido ( que esto a mí SI me ha pasado en España). Pero para la vida personal es un coñazo. TODO está planeado, es superdifícil quedar espontáneamente, aunque sea para que los niños jueguen juntos, las vacaciones de julio y agosto ya están planeadas en octubre del año anterior, -y reservadas!- y los fines de semana definidos con mucha antelación y claro, es que así no se puede. A mí me gusta planificar, porque bastantes sorpresas te da la vida ya, pero a veces me parece demasiado. Menos mal que la gente más cercana son un poco más flexibles porque si no, no hubiera sobrevivido. Os voy a explicar el caso de mi amiga -la llamaremos Jota para que no se cabree-que engloba los dos temas del post de hoy: la planificación y el decir lo que te parece TODO-.

Mi amiga Jota, a pesar de haber nacido y haberse criado en Friesland, una provincia en el norte de Holanda donde los holandeses son más holandeses que nadie, es bastante despistada, desordenada y desorganizada (digo yo que seguramente por eso somos amigas), así que lo del planning con ella es una tarea árdua porque no sabe nunca lo que va a hacer.  En fin, que a mi no me molesta porque con ella si que puedo salir a hacer lo que sea aunque estén dando Anatomia de Grey en la tele o tenga doscientos kilos de ropa por lavar. Pero parece ser que otra amiga suya, la cual no tengo el gusto de conocer, estuvo intentando quedar con ella en bastantes ocasiones, sin éxito. Al cabo de unos cuantos meses, cuando se le inflaron las narices, ni corta ni perezosa le escribió una carta -pero hoy en día quién escribe cartas aún?-, para informarle educadamente, de que, debido al hecho de que nunca estaba disponible en su planning, había decidido “cancelar” la amistad con ella. Cómo el que cancela un abono del gimnasio!. Esta decisión era irrefutable, incontestable y por favor, que cesara todo contacto con ella para siempre jamás porque así ya quedaba el tema zanjado. Se conocían desde niñas. Para que veáis como son. A mi amiga le importó tres pepinos, porque oye…la chica al fin y al cabo había dicho la verdad y hay que respetar todas las opiniones.

Ni lo entiendo, ni lo entenderé jamás aunque viva aquí cien años.