Antropo….qué?

Antroposofía. Antroposofía. Antroposofía.  Repetir conmigo hasta que lo sepáis decir de carrerilla.

Esta palabra tan rara se ha convertido en los últimos años en la tendencia más arraigada en la educación de los niños holandeses, aunque la mayoría de gente no lo quiera reconocer abiertamente. La antroposofía es una teoría del pensamiento que un tal Rudolf Steiner comenzó a elaborar a principios del siglo XX y que es un poco complicada, pero en resúmen establece que el ser humano puede alcanzar altas cotas de conocimiento a través del pensamiento libre y las experiencias adquiridas a través de la propia imaginación e intuición. Y si empiezas de niño, mucho mejor, claro.

Esto que suena tan rarísimo, se aplica en mayor o menos medida en muchísimas escuelas de Holanda. Los métodos educativos Steiner o Waldorf, por poner un ejemplo, las aplican.  En otras escuelas no lo admiten porque la verdad es que son métodos muy discutidos y discutibles. En la práctica, yo os voy a decir lo que es. La antroposofía, aplicada a la educación quiere decir básicamente que los nenes y nenas holandeses pueden hacer lo que les salga de las pelotas, siempre y cuando sea una experiencia que les proporcione conocimiento. O sea.

Esta teoría les va muy estupendamente a los tulipaneros, porque pega con el rollo de que todo el mundo tiene derecho a expresarse libremente, que todas las opiniones merecen ser escuchadas, etc. Me da a mí que este método, -aunque estoy segura de que también existe en Espaing-, no va a tener mucho arraigo en la piel de toro. Más que nada porque nosotros estamos hechos de otra pasta, creo yo.  Yo nunca he visto a un padre o madre español que permita que su preciado retoño corra soltando alaridos como un poseso y chocando con todo el mundo por el supermercado  sin decir ni mu, ni oigo a padres o madres consultar en el mencionado supermercado con los mencionados enanos, así con voz de melindro mojado en chocolate a punto de deshacerse : “cariñitooooooo, qué te apetecería cenar esta noche???” A un niño de 3 años!!!!! Venga ya hombre!!! Estáis agilipollados todos o qué?

Yo no puedo, no puedo con esto. Yo debe ser que soy de otra generación, o que me he criado en el sur de Europa, dónde los niños se comen lo que les hayan puesto y “como no te lo comas, a la cama te vas con la barriga vacía, mira lo que te digo eh?!”.

Yo en casa, ni antroposofía ni hostias. Mis repollos han crecido con una madre que no dialoga, más que nada porque con un niño pequeño NO se puede dialogar, porque los niños NO son pequeños adultos. Los niños son eso: niños, y hasta que se demuestre lo contrario, su capacidad mental para el racionamiento, diálogo y negociación no está lo suficientemente desarrollada como para tratarles de igual a igual. He dicho.

Como digo, yo a mis repollos las he subido con los típicos métodos sureños de: “Mira, como vaya yo parallá vas a llorar y con razón!”, o el de “lo haces porque te lo digo yo y punto!”, o el de “o te callas ahora mismo o me saco la zapatilla!”. Quizás un poco básicos, pero está comprobado que son los que funcionan. Mis repollos dicen que soy exactamente igual de histérica que la madre de Manolito Gafotas. A las pobres cuando vieron la película hace ya unos años se les apareció la virgen: por fin tenían la explicación de porqué su madre es diferente al resto de las madres holandesas! No, la madre de Manolito Gafotas tampoco tenía ni pajolera idea de lo que es la Antroposofía.

ManolitoGafotas

No todo el mundo estará de acuerdo, claro, pero es que yo también soy producto de mi generación. Y además es que por suerte o por desgracia, me han salido tres repollos cada una con un par de pelotas de serie que ya las querría para sí el caballo de Espartero. Es que tengo que aplicar mis métodos, no me dejan otra opción!!

En este punto choco bastante con el ex, claro. El ex ha sido educado en Holanda, con el rollo del pensamiento libre, el tener que SIEMPRE expresar tu opinión y esperar que otros la escuchen, el dialogar con tus hijos aunque no sepan apenas hablar, el dejar que se levanten 300 veces de la silla en un restaurante, el dejar que lo toquen todo, el dejar que lo pregunten TODO, aunque sean 100 preguntas seguidas a un extraño…..sigo? Claro, que el pobre ahora está recogiendo sus frutos. Las dos repollos mayores se hacen eso: mayores, y en vez de hablarle como a un padre, le hablan como a un compañero de clase. Conmigo que ni lo intenten, ya se lo he dicho a las dos muy claramente. Yo, por muy chachipiruli modernita que sea, sigo siendo su madre y conmigo, tonterías las justas. A ver si me voy a tener que quitar la zapatilla! ( o les secuestro el móvil, que es infinitamente peor).

Yo la verdad es que tengo curiosidad por ver dónde esta nueva generación de pequeños antroposofistas, -o de pequeños terroristas, que viene siendo lo mismo-va a llegar. Cómo se comportaran cuando crezcan? Serán tan irritantes como sus progenitores antroposóficos, o quizás incluso más? O por el contrario, se opondrán totalmente a la generación anterior y volveremos todos a los clásicos métodos del “porque si!” y la zapatilla? Me mantendré atenta, porque aún tengo a una que criar.

Anuncios

5 comentarios en “Antropo….qué?

  1. Acabo de descubrir tu blog por casualidad , ahora que nos hemos mudado de Haarlem a BCN … Jajaja creo que hubiesemos hecho buenas migas ! Me parto parece que me oigo pensar con las entradas y esta en concreto . Odio el buen rollito !!!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s